A finales de octubre de 2019 visité Corabastos, la Central Mayorista más grande de nuestro país y pude evidenciar que desde el año 2005 hasta la fecha ha presentado un avance representativo en temas de infraestructura, adecuaciones, señalización vertical y horizontal que han cambiado no solo su imagen, sino también la forma de operar logísticamente a su interior, buscando siempre el aprovechamiento de la capacidad instalada.

Para resaltar algunas cifras importantes: De las aproximadamente 42 hectáreas de extensión que tiene Corabastos el 49% corresponde a infraestructura vial. Se construyeron un total de 18.465 losas en concreto hidráulico. Al finalizar el mes de septiembre de 2019 se habían inspeccionado 32.725 losas y realizado 30.890 mantenimientos lo cual equivale a realizar dichas actividades de preservación 1.7 veces por losa (casi dos vueltas a la Central). A esta labor se suma el mantenimiento de la robusta señalización horizontal y vertical que respalda el uso adecuado de la infraestructura. Haciéndola de esta manera un  referente Latinoamericano en materia de centrales de abastecimientos.     

Por otro lado, la evolución se observa claramente también en el número de vehículos movilizados al interior de la corporación, donde estadísticamente se refleja un crecimiento desde el año 2015 y hasta diciembre del año 2018 del 9%, pasando de un promedio diario de vehículos de 10.800 en el año 2015, a casi 12.000 a corte del mes de septiembre del 2019, lo anterior puede ser visto desde dos puntos de vista:

  • El primero, financiero de cara a los proveedores y a la comunidad en general de Corabastos, ya que  el crecimiento de la movilización vial, implica una correlación entre el número de vehículos circundantes comparada con los niveles de ventas o transacciones generadas por los diferentes comercios, debiendo ser esto positivo frente a las cifras ya mencionadas.
  • El segundo, está relacionado con  la capacidad instalada de las vías vs los vehículos circulantes. Desde luego, a mayor número de vehículos circulando mayor capacidad instalada usada, lo que implica un uso eficiente de las vías para garantizar la adecuada logística al interior de los comercios y la disminución en las emisiones de CO2, así como los tiempos de desplazamiento para los diferentes tipos de vehículos circulantes como lo son: biciusuarios, vehículos de tracción humana, motocicletas, carros particulares, camionetas, camiones y tractocamiones. Esto último reviste especial importancia puesto que el uso eficiente de las vías evitaría por definición nuevas restricciones al tránsito de camiones por pico y placa ambientales.

Considerando lo anterior,  quiero hacer énfasis en el segundo punto, teniendo en cuenta el riesgo que se puede estar corriendo en términos de usabilidad, sostenibilidad en el tiempo, seguridad y cultura vial, ya que habiendo tenido la oportunidad de recorrer la totalidad de las instalaciones de la Corporación en diferentes horas del día, pude evidenciar el uso inadecuado de algunas zonas de circulación, como lo fueron las vías 5 y 6 en las cuales se refleja la completa obstaculización (parqueo) de zonas de circulación, generando con esto riesgos para los diferentes medios de transporte en tránsito, mayores tiempos de circulación con lo que esto representa en términos de emisiones de CO2, así como traumatismos en cargues y desagregues.

En este espacio en particular, se evidencio además de la obstrucción en la circulación mencionada anteriormente, los altos niveles de permanencias de los vehículos que hacen uso ineficiente de la malla vial, se encontraron casos particulares donde  alcanzaban más de 48 horas de parqueo y todo lo que esto representa para los demás usuarios que requieren utilizar estas estas zonas.

De otro lado la vía 12 en la que pude evidenciar vehículos transitando en contra vía, parqueando en zonas prohibidas e incluso en zonas de cruce, lo cual puede ser un detonante potencial de accidentes viales.   

Considero que Corabastos y la Concesionaria Covial han realizado un esfuerzo importante para reconstruir y estructurar adecuadamente la infraestructura vial y de redes subterráneas de la corporación, así como de su sostenibilidad en el tiempo con los rigurosos planes de mantenimiento.

El incremento de ingreso de vehículos diarios llegando casi 12.000 en septiembre de 2019, refleja la capacidad que actualmente soporta la malla vial y los beneficios directos a los diferentes actores en función de la seguridad alimentaria.

Por todo lo analizado en los párrafos anteriores, creo que importante establecer planes conjuntos entre los diferentes actores de la Corporación (reglas claras de convivencia), con el ánimo de generar conciencia sobre el uso adecuado de malla vial, dimensionar las consecuencias de su mal uso, promover planes de capacitación o socialización, y finalmente tomar acciones sobre aquellos infractores que hagan uso inadecuado de la infraestructura, ya que como en todos los casos, el beneficio común debe prevalecer sobre el particular.

Diego Armando Lomelín Dussan

Experto Financiero y Comercial / Movilidad | Speaker | Asesor en Planificación Estratégica

MBA, Master en Alta Dirección, de profesión Ingeniero Industrial con opción en Desarrollo Local de la Universidad de los Andes, con más de 15 años de experiencia en empresas del sector, (Parking industry, Equipos y dispositivos médicos, farmacéutico, tecnológico), liderando proceso de innovación alineados a los estándares del ICONTEC y la Cámara de comercio, Especialista en Gerencia Financiera y CAPP-Certified Administrator of Public Parking de la International Parking Institute y la Universidad de Virginia (USA).