La huella de carbono es un indicador que mide el impacto de los gases de efecto invernadero (GEI) que a diario emiten las personas y las organizaciones – directa o indirectamente – en el planeta.

Este indicador cobra cada día más relevancia debido a que muestra cuál es nuestra contribución a la disminución del calentamiento global y con esto, nuestro compromiso real con el medio ambiente.

Según la organización Aclímate Colombia, industrias relacionadas con la agricultura y usos de la tierra han emitido más de 10 billones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), de allí la importancia de calcular y revisar procesos que impulsen la responsabilidad ambiental.

Por esta razón, nace en Covial la iniciativa del proyecto Anillo Verde, que busca la rehabilitación de las zonas verdes de Corabastos para contribuir a la compensación de la huella de carbono generada por el tránsito de vehículos en la Corporación, convirtiéndose en una de las acciones en favor del cambio climático.

Este proyecto sostenible suple la necesidad de preservar las zonas verdes existentes de Corabastos y genera conciencia en la población sobre la importancia de su recuperación, conservación e impacto en el mejoramiento de la calidad de vida de comerciantes, empleados y visitantes.

Ha contado con la participación de actores claves de la comunidad en la siembra y cuidado de las especies vivas dentro del Anillo Verde. David Lozano, quien ha acompañado este importante proceso como encargado por el contratista de Covial, indicó: “Estas zonas pasaron de la oscuridad a la luz; de tener plantas muertas y secas a plantas que crecen, se reproducen y continúan dándole vida a cada jardín; un esfuerzo común de los trabajadores y familias vinculadas al proyecto que se han congregado en 2 jornadas de voluntariado para sembrar cerca de 25.000 plántulas. Más de 500 personas dejaron su huella y firma en este importante camino de aporte el cambio”.

Además, destacó que, en las zonas verdes contempladas en el proyecto, se pueden encontrar más de 15 especies vegetales como lo son: Hiedra, Linos, Pennisetum verde y morado, Durante, Rocío, Helechos, Azaleas, Papiros Chinos, Ajo de Rico, Lirios, Begonias, Garra de Canguro, Hortensia, Césped y plantas Endémicas o Suculentas, que no requieren mayor uso de agua y sus beneficios son mayores al absorber el CO2 del aire.

Es importante mencionar que el mantenimiento y embellecimiento del Anillo Verde es una tarea que se cumple diariamente para que estas zonas  permanezcan en perfecto estado.

Hoy los comerciantes y usuarios de la Corporación sienten un impacto positivo al ingresar a estas instalaciones, donde encuentran un lugar verde y ecológico que da la sensación de confort y tranquilidad.

Por esta razón, la Concesionaria Covial extiende una invitación a cada uno de los miembros de la Central, para mantener en buen estado las zonas que hacen parte del Anillo Verde y cuidar estas bellas instalaciones como si fueran el jardín de su hogar.